martes, 22 de enero de 2008

Autosalvación


El viento ilumina el eco de la sangre
las horas en que no fui cuerpo
ni lágrimas
sólo útero pariendo existencias,
diminutas voces con reflejo de sombras
y moradas laberínticas.

Hoy sólo soy memoria
el acto repetido de abrir y cerrar
la caja de Pandora
mas no está el crimen que el destino
cometió con esta vida.

No está el origen de este dolor
que rueda permanente
en las murallas de mi rostro.

Soy la maldición primigenia
La Centinela elevada
el ejército que no permite alianzas
un hálito que renace
de sus propias cenizas
el pan que se esconde
la existencia anónima
soy la que se salva y se condena
sin la justicia inefable
de los dioses.

3 comentarios:

buitre dijo...

Que manera de destrozar la vida para escribir, espero que la realidad te sonría y escribas solamente por talento

Anónimo dijo...

Buitre, si tienes un blog habilítalo porque no pude visitarte. Un poeta "amonònimo"
(mono, monono y anònimo)

buitre dijo...

no tengo blog web celular tv solo me gusta leer tanta mierda que endulza y hace reflexionar
que importa me presento me llaman buitre, y tu eres otro anonimo mas del ciberespacio? que gueno.