sábado, 7 de julio de 2007

Hechicero Carnal

Cariño,
tu sabes que la brujería existe
la lucha del bien contra el mal, es antigua
no terminó en la era de la Inquisición
todo fue tan confuso.

Él estaba ahí, con todo el poder
en sus muslos, acechando
sin pronunciar palabra
porque ese rostro de ángel dormido
y hombre despierto no necesita hablar
lejos estaba el sofá-cama
cerca, su cuerpo flotante, diluido
gracias a mágicas pócimas
te juro, su cuerpo era
concreto, aromático, joven
como esas estatuas romanas
que salen en las enciclopedias.

No sé, de una sola mirada
tuve que obedecer y tenderme
después de una terrible eternidad
sobre su cuerpo sudado
sentí ... no lo recuerdo
y luego sentí ganas de irme, de huir
justo en ese momento llegas tú
a salvarme,
pero el demonio ya se había vestido
y se fue volando por la ventana.

2 comentarios:

ERÓTIKA dijo...

El enigma d elo prohibido del hombre del sexo y la brujería todo mezclado especialmente sensual y excitante....

cristian dijo...

tah bueno.