jueves, 15 de mayo de 2008

Perfecta Normalidad



Aquí todo normal. Todo sucediendo
no pasa nada
mientras el hambre se desliza
en puertas cerradas.

En puertas cerradas una mujer
entra al día con gritos morados
en el cuerpo
en puertas cerradas una mujer
entra al día con flores
llorando su partida.

Pero estamos bien
olvidando a pulso el destino
acudiendo al supermercado
y por la noche a los bares de siempre
donde gritar la vida
porque nunca pasa nada
en los hospitales.

Todo fácil como beber una botella de vino
todo simple, la mitad para el que gobierna
y el resto para los que bailan cueca.

Obvio, todo sucediendo
el alma se abre sólo en domingos
no hay quejas ni reclamos
a lo más una débil voz que cuando sufre
comprende el padecimiento
del otro ser humano.

Bien, gracias, todos contentos
colmados de felicidad
porque todo es normal, perfecto
así que
continuemos bebiendo junto a la manada
continuemos olvidando que estamos solos.

10 comentarios:

Camille Stein dijo...

continuemos olvidando el dolor ajeno, también el propio, disciplinemos los horarios, las aberturas que dejamos permeables...

perfecta normalidad


me ha maravillado...

un beso

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

... ha sido un placer pasear por tu Cuaderno y descubrir los mundos que en él se encuentran.

Continuemos olvidando que estamos solos... en el lugar que nos seguimos encontrando. Este y no otro.

Puedes alzar la mano, extenderla, hacerla partícipe, compañera, estrechada y oportuna...aquí está la mía.

Te invito a que me visites en Perlas de Lluvia:

http://pedroluisibanezlerida.blogspot.com/

Un saludo afectuoso de paz, poesía y libertad.

Pedro Luis Ibáñez Lérida.

profetabar dijo...

Camille, continuemos como si nada ocurriera afuera de la casa, y mientras nada ocurre pintemos la palabra con la realidad.

profetabar dijo...

Pedro, iré a tus palabras gracias por la invitación, nos vemos en el ciberespacio

Críptica dijo...

Sólo hay que cerrar los ojos para ocultar el miedo. Un beso.

Carlos dijo...

Amiga, la vida pasa con su velada cuota de indiferencia.

Por suerte podemos desenmascararla con palabras.

(convengamos que también hay cosas bellas)

Un beso.

profetabar dijo...

CRIPTICA, aunque cerremos los ojos en calma, a veces todo permanece igual cuando los abrimos.
Un abrazo, grande

profetabar dijo...

Carlos, la vida es una verdadera ensalada tiene de todo, convengo contigo, también hay cosas hermosas.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

"... y todo normal" suena como a una cantinela de toda esta América Latina


Un saludo desde Medellín y siempre es agradable llegar a tu blog y "rezar" un Ave maría y nun Padre Nuestro

profetabar dijo...

FRANCISCO, gracias por el apoyo en el rezo, ya sabes la unión hace la fuerza. y es bueno estar sentirse acompañado dentro de tanta soledad.