jueves, 24 de abril de 2008

Momentos de la Mujer que Duerme


Vida,
Un remolino de vértigos gira
entre las silenciosas ruinas
de esta barca
mientras el mundo se deshiela
dentro de los párpados

Tú, que sabes de misterios
de océanos sepultados
sostén la ceniza de esta hora subterránea
el cielo desprendido de mi voz
las calles donde me pierdo consumada
prófuga
despoblada

Vida,
recoge mis ausencias
reúne mis silencios
arranca este miedo que abofetea
las sílabas de mi alma
de mi cuerpo

Luego déjame despertar lenta
frágil
concreta

Deja habitarme
por la mujer sonriente
que duerme
dentro de mi pecho

6 comentarios:

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

"Deja habitarme
por la mujer sonriente
que duerme
dentro de mi pecho"

Me conqistó este tema...

Gracias por ello y dejarme volar por instantes

Saludos desde Medellín

INY dijo...

hermoso, hermoso...¡¡SIIIII!!!
saludos

Sirena Varada dijo...

Exquisito poema. Me llega de una forma muy especial.

profetabar dijo...

Ingrid, me alegra que te haya gustado. Uf! mujer que manera tú de tener buenos blogs. Un abrazo

profetabar dijo...

Sirena, me alegra que te haya gustado, son estados a los que en algún momento se llega.

Beatriz dijo...

siempre profunda, TU

Te reitero mi admiración.
Abrazos.