lunes, 6 de abril de 2009

RESURRECCION

He muerto tantas veces.
Pero esta noche no puedo morir.
Hice de mis fracasos una llave
para abrir puertas.
Puertas donde yace
la memoria que nos sobrevive
donde existen las cosas perdidas
de la vida.

Aquellas cosas que se nos escapan
y están ahí tiradas sobre el día
sin que nadie las mire.

Con esta llave entro en los momentos
para desdoblar la soledad apilada
en los armarios
ordenar fantasmas, miedos
renovar el aire donde respira
mi desesperación.

No quiero morir, pero un eco
retumba en la sangre
despierta los huéspedes del silencio
la ausencia que tengo de mí.
Azules Trompetas anuncian lo inevitable
me arrancan la vida
y soy un puñado de cenizas esparcida
sobre la sombra que hoy tuve.

Pienso que sólo el fracaso busca nuevos caminos
y arrastro mi cadáver sobre otros cadáveres
hasta llegar a la conciencia y recordé
que no puedo morir

Arranco la cruz que tiene mi nombre
la uso de leña para la noche de este invierno.

Noche en que la muerte tocó mi puerta
pero yo, desde adentro le muestro las llaves
y le digo, que para entrar a esta guarida,
primero, debe ser, mi cómplice.

14 comentarios:

The leper dijo...

Poema interesante mas que nada por que estoy en unos de esos días tu sabes, en que llamas a la muerte, deseas que esta pase a tu lado y acabe con todo o resurgir a una nueva vida. besos nos vemos

sedemiuqse dijo...

AVE FENIX
.... muere una parte de ti para renacer de nuevo como Phoenicoperus...
el débil aliento que quiere ser canción, es la melodía del ave,
para que el sol descanse por un instante...

hipnotizado el trigo por el sol
deambulaba anocheceres frescos
apaciguando el fuego...
hablar quería y no podía...
se vistió entonces de clavel,
de lirio
de romero verde,
blanco jazmín....
bajo el árbol
el trigo cambio su forma
convirtiéndose
en rosa roja........
sus hojas fueran alas....
De un débil suspiro
surgió una bella melodía...
Y volvió el sol a detenerse
para escuchar al Ave Fenix...

Muchos besos y mucho amor.
je

Fero dijo...

Quien muere tantas veces
no debe temer a la muerte.

excelente poema.

gracias por tus palabras-
vengo con frecuencia.

saludos.

Asrham Rayeuk dijo...

Desdoblar la soledad... quitarle las arrugas al viejo traje que me he montado por annos tan solo para arreglarme un poco el pelo y esperar sentada mi tan querida amiga y cómplice la muerte.

Fenómeno poema¡ Muy bueno¡

timidez verde dijo...

a veces las situaciones y los sentimientos mueren y otros nacen. Si tuvieramos la llave para cerrar el arcón en el que guardamos todo lo que hemos desterrado y olvidar que existe,...

profetabar dijo...

THE LEPER, a los días malos es mejor sacarles partido y escribir.Cuidate, un abrazo y besos.

profetabar dijo...

SEDEMIUQSE, gracias por el poema. abrazos y besos y harta energía para seguir escribiendo.

profetabar dijo...

FERO, a la muerte nos enfrentamos a diario. gracias por la visita, nos seguiremos visitando.

profetabar dijo...

ASRHAM, gracias por tus versos, me encantaron.

profetabar dijo...

TIMIDEZ VERDE, pero esa llave solo está en nuestra mente. mientras más tratamos de olvidar el recuerdo siempre nos invade.

Susana Vera-Cruz dijo...

Querida Silvia, a veces necesitamos morir de una vez por todas, para resucitar a una nueva etapa.
Te lo digo, porque me ha pasado.
Hay tantos momentos en los que una ya dice, basta, no puedo màs!!, ya no quiero vivir màs!!, para què? porque la vida a veces aturde y estamos tan sumergidos en ese remolino que no vemos salida.

Morir y nacer es parte de nuestra naturaleza, pero sabiamente la una lleva a la otra.
Justamente en esta semana, recojàmosmos y levantèmonos para una etapa renovada mental y espiritualmente, es un gran respiro.

Un beso grandote amiga, te quiero mucho.

Susana(Agualuna)
pd: te invito a leer
http://www.melodiasenversos.blogspot.com/

Sin Rastro dijo...

Y COMO EL AVE FENIX...RENACER DE LAS CENIZAS!!
SIGUIENDOTE EL RASTRO!

IGNACIO dijo...

Todos somos cómplices de nuestra vida, pocos son los que tienen la llave, los que están preparados, para abrir la puerta a su antojo.
Me agrada.
Bs.

mentecato dijo...

¡Bellísimo!