miércoles, 19 de noviembre de 2008

RETORNO ETERNO


¿Quién a mi en esta hora?
Las horas se tornan marfil
comienza otro movimiento en la ciudad
y yo con intenciones
de seguir bebiéndome la vida
en una sola noche.

Nada que hacer, los bares cierran
se termina el copete y beber en casa
es tan aburrido como un lunes
a las nueve de la mañana.

Pateo un árbol inocente
mientras espero locomoción,
arrojo piedras al día para que se vaya.
Serán eternas las ganas de beber
pero no puedo esperar la puta noche
en esta maldita esquina.

Resignada, camino en perfecto zigzag
las dos cuadras que faltan para llegar a casa
donde madre y hermanos esperan
a esta pobre criatura de dios.

Se me olvida, eso era en la infancia
ahora soy grande. Madura. Independiente.
Tanto para decir que vivo sola con mi boca
que a veces extraña una mesa compartida y
un plato de sopa.

La maldita chapa de la puerta,
se corre de su lugar
me esquiva la llave,
no me quiere dejar entrar.
Como siempre el destino
es tan injusto conmigo.

¡Ya! ¡Listo! estoy acostada
con la ropa aún puesta.
Estoy como ángel en semana santa.
Pienso que nunca más. Es la última vez que bebo.
Prometo cuidarme, dejar de beber unos meses.
La verdad, necesito dormir tranquilita
para eso me digo mentiras
a conciencia que después de la resaca
todo comenzará de nuevo.

11 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...

Todo comienza de nuevo, pero no una vida sana y limpia, empieza un nuevo día para seguir en la misma rutina.

Si se quiere solucionar se puede prero hay que querer, sino son palabrs que las lleva el viento .

Y es una droga como otra cualquiera más o menos fuerte pero droga, que va calando dentro hasta que lo primero es tomar una copa y luego otra y luego esconder para que no se vea el consumo y etc, etc.

Un beso y hasta pronto.

profetabar dijo...

GATA COQUETA, así es la vida, pero una locura hace bien para disipir la razón de la mente.

Una ET en Euskadi dijo...

Hola Profeta: regresé también para visitar blogueros...
Triste y solitario poema que espero no sea autorreferencial.
Por mi parte reivindico las copas en las casas más que en los bares...¡Cómo extraño eso!
Un beso

profectum dijo...

Pero que belleza ese momento exacto en que uno apoya la cabeza sobre la almohada pensando que no va a repetir la tribulación, ese sentimiento de a ver tomado un nuevo rumbo en la vida. Rumbo que nunca se llega a consumar.

Saludos.

BELMAR dijo...



¿Cómo te fue con la lectura en la cárcel?

«La vida es una bestia estúpida...» Stella Díaz Varín

BELMAR dijo...



¿Cómo te fue con la lectura en la cárcel?

«La vida es una bestia estúpida...» Stella Díaz Varín

profetabar dijo...

Una ET, para que vamos a decir que no, pero a todos mis amigos les ha ocurrido en más de alguna ocasión. Ja, Ja, siempre le ocurre a los otros ¿verdad?

profetabar dijo...

PROFECTUM, síííí, y todo para dormir tranquila con intenciones de comenzar una nueva vida después qeu ha ocurrido todo.

profetabar dijo...

BELMAR, en la lectura me fue demasiado bien, haciendo nuevos amigos, todo estuvo bastante bueno. gracias. un abrazo grande.

hártate.de.mí dijo...

Nietzsche, no?

y el zigzagueo singular del eterno retorno.

profetabar dijo...

HARTATE DE MI, ud. tiene toda la razón, Ja, Ja, el eterno retorno.