miércoles, 26 de noviembre de 2008

ESPERANDO EL POSTRE


Se ama vertiginosa. Sin paracaídas se deja caer sobre sí misma y vuela por acantilados sedosos.

Coloniza sus tierras indómitas, se viola una y otra vez hasta reconocerse. Se somete. Se escudriña. Se somete al fin al yugo de su fantasía.

Un tanto agitada, se lava las manos y acude majestuosa. Altiva, a la mesa del restaurante donde el garzón sirve el postre.

11 comentarios:

Una ET en Euskadi dijo...

Prece que ha tenido una cena afrodisíaca...menudo post
Muy original

profetabar dijo...

Una ET, Sí, parece que el segundo plato tenía algo de afrodisiaco. un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

A veces uno tiene la sensación, tan real, de amarse a si mismo, que todo lo demás resulta secundario. Y es que el amor comienza ahí, en nosotros y por nosotros. Por eso debemos cuidarnos y mimarnos, para luego dar el salto a otras almas. O no...
Saludos.

La Gata Coqueta dijo...

Gracias por pasar por mi gatera.

Me tienes que perdonar por mi ausencia es debido a que te vine a visitar cuatro semanas seguidas y al no obtener respuesta, empleo ese precioso tiempo en otros blog, que estamos en contacto continuo y son más agradecidos.

Lo siento un saludo y hasta siempre.

Esther dijo...

Hola! gracias por visitarme ,se ve que si qeu tendría afrodisiaco la comida porqeu vamos.. jaja eso si si el acompañante era su pareja o algo y el estaba dispuesto podía haber esperado a despues del postre :)

saludos

Shanty dijo...

¡Que imaginación! Excelente post.
Un beso profetabar.
Shanty

TOROSALVAJE dijo...

Seguro que volverá a casa con una enoooooorme sonrisa.

Besos.

Naveganterojo dijo...

Silvia, gracias por tu visita, me ha echo ilusion que una persona de "el otro lado del charco"se fije en mi humilde blog.
Te agradezco la visita y te la devuelvo,(te visitare mas a menudo en cuanto el tiempo me lo permita).
Un saludo

profectum dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alicia M dijo...

Hola Silvia! Bienvenida a mi blog del otro lado de la cordillera. Esta chica que no pudo esperar el postre...me parece muy simpática, pero algo apurada...le gustaba mucho alguien que veía o recordaba...En fin...las buenas comidas a veces influyen. Un cariño y hasta pronto. Gracias por tu visita.

timidez verde dijo...

kaixo profetabar, me he alegrado mucho al saber de ti, gracias por entrar en mo blog, a pesar de que a veces escriba en euskera. Me ha gustado mucho tu texto, la comida más dulce es el postre.
muxu