jueves, 24 de julio de 2008

VIDA DELETREADA



Tengo el cuerpo morado
de tanto golpear los días
con las palabras que pernoctan
en mi cuerpo

Y es que todo lo que tocan mis ojos
se convierte en palabra, en verso.

Las letras, las palabras
se multiplican
se reproducen sin control
en los pliegues laberínticos
de mis nervios.

Las palabras me inundan,
me asfixian, me ahogan
y para exorcizarme y respirar
debo escribirlas
amanezco escribiendo
Así tengo vida
Así vivo
Así muero.

6 comentarios:

Oscar Fernando dijo...

Silvia,los poetas debemos ser los cronistas de la época,del tiempo en que nos toca vivir.Nuestra palabra debe reflejar realidades,dolores,anuncios,vivencias y ser leal al sentimiento de los marginados de la historia.Suerte para ti.

profetabar dijo...

Oscar, y a veces solamente escribimos sin pensar en nada.

MARAIA BLACKE dijo...

Silvia, tus palabras me llegan como propias, porque reconozco en ellas mi propias urgencias y padecer, también, algo de felicidad...

Saludos!

The leper dijo...

Podemos imprimir vida a nuestras palabras por que son parte de nuestra alma, solo ellas son capaces de sacar lo mas sublime o lo mas atras del espiritu humano. Nos vemos.

TOROSALVAJE dijo...

Y te parece pequeño ese privilegio?

No estás contenta de que así sea?

Disfrútalo.

Besos.

Nilmarly dijo...

Es contagioso eso... a mi tambien me pasa http://www.lacoctelera.com/nilmarly